“S.O.S. Soy mamá primeriza”

Soy una mamá como muchas, con multitud de miedos, dudas y con una incertidumbre tremenda ya que muchas de las cosas que nos van a suceder no podremos controlar y como me dijo un gran amigo:

– A partir de hoy, a partir de que sois padres viviréis  “con el alma en un palito”

Durante el embarazo leí todos los libros que pude, artículos y vídeos sobre la maternidad e incluso me vi todas las temporadas de Super Nani y pensé  ¡¡¡JA!!!  Esto haré yo y me irá genial.

Efectivamente… Me tragué todas mis palabras.

Llegó el gran día

Nació Hugo y nació mi nueva vida. Todo mi tiempo lo dedicaba a su bienestar y a que estuviera bien. No podía dormir y no porque mi hijo no lo hiciera sino porque todo mi organismo estaba en alerta diciendo:

Saraaaaaaa (por cierto no me he presentado). Ese es mi nombre aunque ya desde que soy mamá me he convertido en la agenda de muchos teléfonos mamá de Hugo; y me encanta.

Como iba diciendo mi organismo gritaba:

Hugo se ha movido.

Hugo se ha puesto las sábanas en la cara. No respira, se ahoga.

Y un sinfín de preguntas que hasta ese momento no existían para mi.

Los primeros meses en la vida de unos papás primerizos no son fáciles pero seguro que para el bebé tampoco. Nos tuvimos que conocer, adaptarnos y los más importante: conectar.

Hugo tenía que aprender a pedirnos lo que fuera mediante el llanto y nosotros a reconocer que necesidad tenía por su forma de llorar. Eso que te dicen en las clases preparto: conoceréis lo que necesita vuestro bebé diferenciando su forma de llorar, y tú te quedas como el emoticono del whatsapp, ese emoji con la gota en la frente.

En sus primeros pasos me eché a llorar, no sé si de alegría o de pena pero mi primer pensamiento fue:

Estos son los pasos que te llevaran a la independencia.

mama de hugo

Tuve la oportunidad de disfrutar de Hugo los primeros quince meses pero poco después empecé a trabajar y no tenía más remedio que dejar que otras personas cubrieran las necesidades de mi hijo mientras yo trabajaba y con ello una nueva aventura.

Fui la madre más odiada de la guardería  (estoy segura de ello). Esa madre que al recoger al niño lo escaneaba peor que el detector de metales de un Juzgado:

  • Arañazos
  • Bocados
  • Culito limpio

Y miraba la agenda de una manera  tan minuciosa que cuando veía que el pipí o la caca no estaban señaladas pensaba: mi niño no ha hecho pipí ni caca? Jejeje

Empezó mi andadura en las manualidades

Llegamos a la Navidad del segundo curso de guarde y aquí empezó mi andadura en el mundo de la silicona, fieltro, goma eva y como no, esos viajes eternos al chino de mi localidad.

Desde pequeña fui una negada para las manualidades pero me equivoqué.  Cuando hay una motivación todo es posible y que mejor que la satisfacción de hacer cosas para tu hijo.

La guardería de Hugo hacia cosas súper chulas y los padres nos quedábamos asombrados al verlas porque además eran muy detallistas.

  • Día del padre/madre
  • Carnaval
  • Feria
  • Semana Santa
  • Navidad

Y nos llegó una nota en cada una de las mochilas de nuestros peques que decía algo así como:

Queridos Papas/mamás os enviamos un dibujo para que lo decoréis a vuestro gusto siempre y cuando los niños participen.

Ya empecé a estresarme ¿Qué  hago? ¿Con qué? ¿Con Hugo?

Y el resultado no fue tan malo:

manualidad navidad

¡Y me vine arriba!

Llegó la fiesta de Navidad y me vine arriba. Los niños tenían que ir disfrazados de algún personaje navideño. Hugo fue de pastor pero para que fuera algo más original se me ocurrió la idea de hacerle una oveja y un bastón de pastor de fieltro.

pastor

Cuando me dí cuenta, Hugo y yo habíamos llegado al primer curso de infantil  y con esto nuevos retos para él y para mí.

El día uno de colegio parecía que llevaba a Hugo a Guantánamo. No dormí e incluso lloré  (el niño genial). En el coche le cantaba una canción:

Hugo campeón, el cole mola mogollón.

Al llegar, había una fiesta, todos los profes disfrazados y un ambiente muy divertido.

Cada grupo se fue con su profesora y al cabo de dos horas fui a recogerlo. Si su profesora me gustó cuando la conocí, la seño de apoyo me encantó. Nunca vi una profesora limpiando mocos, subiendo leotardos y limpiando culetes con una sonrisa tan grande como la suya. Fue tal el feeling que tuvimos que cuando se terminó el curso nos dimos los teléfonos y hasta hoy.

Gracias a ella conocí Instagram y empecé a hacer cosas más elaboradas para Hugo.


 

|Escrito por Sara Moreno García|Sara mamá de hugo

Su cuenta Instagram de manualidades: @mamadehugo

Un comentario sobre ““S.O.S. Soy mamá primeriza”

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Innovación Agrícola

En busca de alternativas para dañar menos nuestro medio ambiente.

HUMANIDADES Y NTICS

Aplicación de las NTICs al Latín y la Cultura Clásica

La mirada de una pedagoga

Blog personal de una pedagoga en busca de un hueco en el mundo laboral.

Revista Comunicar

Revista científica, de ámbito internacional, en educación y comunicación

yosoytuprofe

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

A %d blogueros les gusta esto: